El canónigo Isidoro Piedrabuena

La personalidad del canónigo Isidoro Piedrabuena revistió siempre la figura del apóstol de Cristo, enseñando la doctrina del Evangelio y predicando con el ejemplo la realidad de sus enseñanzas, puestas siempre al servicio del prójimo.
Había nacido en Buenos Aires el 15 de mayo de 1904.



Ingresó al Seminario de Villa Devoto en 1917, recibiendo el orden sacerdotal el 22 de diciembre de 1928. Al poco tiempo fue designado teniente cura en la Parroquia de Santa Lucía, bajo el curato del presbítero Ignacio Paso Viola.
En 1933 fue capellán del Colegio e Iglesia de la Santa Unión de los Sagrados Corazones, en la calle Santa María de los Buenos Aires 953, siempre en Barracas.

En ese entonces se ocupó de edificar el templo de la Natividad de María Santísima, en San Antonio 555, asumiendo el curato en 1942. En la edificación de dicho templo contó con la inestimable colaboración de las Hijas de María de la Santa Unión de los Sagrados Corazones, constituyéndose luego bajo su asesoría, una comisión de caballeros, presidida por el Dr. José Pigretti, la que se ocupó del equipamiento total de la parroquia.

El 29 de diciembre de 1962, a 34 años de haberse ordenado, en la Catedral metropolitana recibió del entonces arzobispo de Buenos Aires cardenal Antonio Caggiano la distinción de Canónigo honorario.

Al año siguiente tomó posesión como cura párroco de Santa Lucía. En su ejercicio pastoral brindó su desinteresada ayuda y consejo, buscando solucionar todos los problemas, y confortando espiritualmente a todos los que acudían en busca de consuelo, aliento o esperanza.
En su ministerio tuvo lugar preferencial la asistencia espiritual a enfermos y moribundos y la administración de los sacramentos.

En 1958 integró la Comisión Pro-restauración, que se ocupó de la reparación del templo y de la ampliación del colegio parroquial, que contó con la colaboración del pueblo de Barracas.
Se retiró de la parroquia por razones de edad en 1985, ya cumplidos sus 81 años.
Murió el 19 de enero de 1995.

 

 



 

 
 
 



 








 


© 2007 Santa Lucía. Todos los derechos reservados - Diseño Web HFdesign