SANTA ÁGUEDA

Protectora de enfermedades de la mama y de las mamás que amamantan. Se la invoca contra los incendios y terremotos.

Fecha litúrgica: 5 de febrero

Nacida en Palermo o tal vez en Catania (Italia) alrededor del año 230.
Recibió la palma del martirio por defender su ideal cristiano, su honor y su pureza.

Los padres, nobles e ilustres la consagraron a Dios desde sus primeros años, mas Quinciano, gobernador romano de Sicilia, atraído por su singular belleza física la asediaba constantemente a los efectos de satisfacer sus bajos instintos.

La recluyó un mes en casa de una mujer llamada Afrodisia, que tenía cinco hijas, todas de conductas lascivas, con el propósito de que renegara de su decisión de guardar virginidad.

Como no logró su objetivo quiso que apostatara de su fe e incluso ordenó que la torturaran con el máximo rigor, a todo lo cual Águeda respondía con firmeza y alegría. Enfurecido el impío gobernador mandó que le oprimieran los pechos brutalmente y luego se los cortaran, enviándola nuevamente a prisión y privándola de alimentos y atención médica.

Confortada por el auxilio del Señor y curada milagrosamente ( se dice que la visitó san Pedro), fue conducida una vez más ante el cruel funcionario quien determinó que desnuda fuera arrojada sobre las brasas ardientes y después recluída en un lóbrego calabozo donde luego de una ferviente oración expiró.

Según se cuenta, en ese mismo instante se detuvo la desvastadora erupción del Monte Etna y cesaron los terremotos que venían azotando a Sicilia.


 

Vitral ubicado en la puerta del
Templo de la Parroquia de Santa Lucía



 

 
 

  Notas


Santa Agueda
breve historia

 

 
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 



















 


© 2007 Santa Lucía. Todos los derechos reservados - Diseño Web HFdesign