1929/1931 LA RENOVACIÓN DEL TEMPLO

En 1929, con motivo de las bodas de plata del padre Paso Viola, fueron renovados los altares de San José y de la Inmaculada y se hizo una refacción del techo, sustitución de las pizarras por unas de zinc especial, se renovó todo el revoque interior y el zócalo se hizo de nuevo, de estuco.
Se levantaron ocho columnas de ónix en el presbiterio, que se renovó, se le colocó pisos de mosaico y se hizo más espacioso. El comulgatorio se decoró con ónices de San Luis y de San Rafael, Mendoza.
Se hizo un nuevo altar mayor de mármol, nuevos altares del Sagrado Corazón y de San Antonio de madera tallada y del Santo Cristo en mármol.
Y cuatro grandes cuadros de la vida de Santa Lucía y una alegoría de la procesión de Santa Lucía en la bóveda de la cúpula central, que se le encomendaron al artista Augusto Juan Fusi-lier, de 40 años, perteneciente al Círculo de Obreros del Sagrado Corazón y presidente de las Conferencias Vicentinas de caballeros.
Nacido en nuestro país, estudió en Bruselas (Bélgica) y a su regreso se incorporó a la Academia Nacional de Bellas Artes.
El artista también tuvo a su cargo las pinturas de la capilla del Hospital Rivadavia, de la parroquia de Balvanera y del Sagrado Corazón de Barracas, para la que realizó el cuadro del padre Miguel de Garicoíts, que por entonces era beato.
También se confeccionaron tres grandes vitreaux en las tres cúpulas de la nave, cinco vitreaux más en las tres ventanas del costado, en las dos del Presbiterio, otro en el cancel y otro sobre la puerta de calle.
Se dispuso asimismo la restauración del hall, se hizo el lustre a piedra del mosaico de todo el piso del templo. Se restauró el cancel y se confeccionaron nuevos y modernos bancos.
El 7 de abril en ocasión de las bodas de plata del padre Paso Viola fueron inauguradas parte de las obras y las restantes en julio de 1931, con motivo de las bodas de plata como cura de Santa Lucía.
La víspera de Santa Lucía de 1928, en representación del arzobispo José María Bottaro, el obispo de Temnos, monseñor Miguel de Andrea bendijo una magnífica custodia de plata, oro, piedras y esmaltes, obsequio de la congregación de la parroquia, bendiciendo asimismo la nueva imagen del Sagrado Corazón.
El 1o de julio de 1931, el obispo de Cuyo, monseñor Orzali, consagró el nuevo altar mayor, cuya principal donante ha sido la señora María Unzué de Alvear, y el nuevo altar del Santo Cristo, costeado por los esposos José A. Iriarte y Manuela B. de Iriarte.

LAS 3 IMÁGENES DE SANTA LUCIA

En la capilla de Sarmiento y Montevideo, la imagen de Santa Lucía era pequeña y de vestir. El vestido y el manto carmesí estaban bordados en oro. La cabellera cae sobre los hombros. En una mano tiene la palma y en la otra el plato de los ojos. Esta es la que se la conoció como la imagen chiquita: la chiquita.
A fines del siglo XVIII la chiquita fue sustituida por una mayor, que es la que ahora es llevada en las procesiones.
La imagen chiquita quedó en la casa de los Alquizalete y luego pasó en propiedad de los nuevos dueños. Hasta que en 1886 Julián Viola, tío del padre Ignacio, logró rescatarla y decidió restituirla al templo.
El padre Samperio inició con la chiquita una procesión por el interior del templo, todos los días 13 y en ocasiones también fue llevada en la procesión del 13 de diciembre.

LA IMAGEN MAYOR

Se calcula que a partir de 1794la imagen mayor presidió la capilla primitiva. Es la que está en el camarín.
El 12 de diciembre de 1887 a las seis de la tarde, la imagen salió de la capilla formándose una grandiosa procesión que recorrió varias cuadras de la calle Larga y a su término, entró por primera vez al nuevo templo.
Algunas imperfecciones que presentaba la imagen impulsaron al padre Samperio a embellecerla y para ello le encomendó a la Casa Majó de Buenos Aires, la tarea de realizar una talla artística y hermosamente decorada. La talla en madera estuvo a cargo del artista tirolés, Leo Moroder.
Moroder nació en 1899 en el Tirol del sur (Italia). Perteneciente a una familia de tradición artística y católica practicante, comenzó a estudiar a los 14 años. En 1924 se estableció en la Argentina, donde trabajó ininterrumpidamente hasta su muerte, el 15 de junio de 1982.
Sus obras están distribuidas por iglesias, conventos, colecciones particulares de todo el país y del extranjero, entre las cuales se encuentran las esculturas en madera que embellecen la catedral de La Plata.

LA IMAGEN DEL ALTAR

La otra imagen de Santa Lucía que preside el altar mayor del templo, es una talla de madera inaugurada en 1890, que fue donada por Julián Viola y Agustín Richieri. Fue diseñada y decorada en un taller de Barcelona.

LAS RELIQUIAS

La parroquia posee también algunas reliquias de la santa virgen y mártir.
Una de ellas se conserva en un pequeño relicario que se da a besar en las festividades.
Otra reliquia se conserva en un hermoso relicario que fue bendecido en 1952, el día de la festividad, por el cardenal Santiago Luis Copello, quien además presidió la procesión.
Desde esa fecha el relicario integra la procesión.

EL CAMARÍN

Durante mucho tiempo la chiquita fue venerada en un camarín pequeño e incómodo para la numerosa feligresía que llegaba a rendirle su devoción.
Luego de sucesivas restauraciones, el 12 de junio de 1999 se habilitó y fue bendecido el nuevo Camarín, que puede verse en la foto de abajo.
La remodelación fue posible gracias a una generosa donación anónima.

 
 
 



 










































 


© 2007 Santa Lucía. Todos los derechos reservados - Diseño Web HFdesign