LLEGA A SANTA LUCIA LA VIRGEN DE LUJAN

El 11 de agosto de 1946 se realizaron varias ceremonias en la calle Montes de Oca, especialmente adornada, así como también los frentes de casas y comercios.
En la escalinata de la Casa Cuna se levantó un altar donde fue bendecida una imagen de la Virgen de Lujan, réplica de la que se venera en el santuario de aquella ciudad, y que fue traída especialmente por el obispo de Mercedes, monseñor Anunciado Serafini.
En ese lugar le rindió honores un batallón del Regimiento 3 de Infantería.
Estuvieron presentes el intendente municipal, Dr. Emilio Pedro Siri; el general Lorenzo L. Yodice, en representación del ministro de guerra; el cura párroco de Santa Lucía, presbítero Dr. Manuel J. Samperio; el presidente de la Universidad Popular Bernardo de Irigoyen, Dr. Pedro F. Arias; el presidente de la asociación cooperadora del Hospital Argerich, Sr. Francisco Méndez; el presidente de la Sociedad de Fomento de Barracas, Sr. Juan Casella; el presidente del Ateneo Popular de Barracas, Dr. Pablo N. Carnevale Bonino; los señores José M. Samperio, Ismael Rosales Chaves, Roberto Mérega, el presbítero Dr. Isidoro Piedrabuena y otras personalidades.
En la avenida Montes de Oca, desde Caseros hasta Suárez, tomaron ubicación las congregaciones parroquiales de Santa Lucía, de la Natividad de María Santísima, de San Juan Evangelista, de San Pedro, del Sagrado Corazón, de Santa Elisa y del Corazón de María.
Al llegar la imagen al templo, monseñor Serafini hizo entrega de la misma al párroco de Santa Lucía, Dr. Samperio, quien la condujo hasta el altar, donde fue bendecida por el obispo de Mercedes y luego en un carro militar, transportada hasta la Plaza Colombia, donde se la colocó en otro altar. En ese momento se hizo una suelta de palomas mensajeras y globos con el escudo argentino y la imagen de la Virgen.
Posteriormente un grupo de aborígenes coyas depositaron un ramo de flores.
Después de las alocuciones pronunciadas por el obispo Serafini y el padre Samperio, el presbítero José Allegri ofició la misa de campaña, que fue explicada por medio de altavoces por el Pbro. Dr. Francisco Rey, quien al finalizar pronunció una arenga patriótica.
Luego el titular de la Comisaría 26a., señor Luis A. Serrao procedió a izar la bandera nacional en el mástil de la plaza y a continuación desfilaron el Regimiento 3 de Infantería, los coyas jujeños y unos 200 gauchos a caballo.
Durante todo el día la imagen estuvo expuesta a la veneración del público en la Plaza Colombia. Al caer la tarde fue colocada en una carreta análoga a la del milagro inicial a orillas del río Lujan, y un grupo de gauchos la acompañaron hasta el templo en que quedó depositada.

Cuando llegaste aqui...

En esa jornada el padre Samperio pronunció estas palabras: "Cuando llegaste aquí, nos encontraste con que ya teníamos la fe de Santiago para llamarte Madre, la sangre de España para aclamarte Reina, y el habla de Castilla para cantarte Pura...
Y no te pudiste ir más.
Por precavidos te pusieron allá arriba, tan alto. Inútil. Cuando salimos, cada uno te sacamos escon-didita en el corazón".

La Virgen de Lujan en el frente del templo

El 1 de junio de 1997, fiesta del Corpus Christi y comienzo de la Misión arquidiocesana en preparación al milenio, se realizó una ceremonia en la cual se trasladó la imagen de la Virgen de Lujan, traída en 1946 (tal como se consigna en la página 23), hasta la vereda del templo, para que pudiera ser venerada por los fieles.
En la ocasión hablaron María Paulina Copertari y Juan Bautista Maesschalk, quienes estuvieron presentes en la jornada en que la Virgen de Lujan llegó a Santa Lucía 51 años atrás, y recordaron aquel momento a los fieles presentes.
Un numeroso público participó de la ceremonia así como también diversas instituciones, que quisieron asociarse a este acto, que ubicó a la imagen en un lugar privilegiado del corazón de Barracas.

 
 
 





 













 


© 2007 Santa Lucía. Todos los derechos reservados - Diseño Web HFdesign